Peraleda del Zaucejo Monumental

El piropo de la Campiña Sur, la ventana a tierras de contrastes, silenciosa y melódica, festiva y moderna, limpia y hermosa, así es Peraleda del Zaucejo.

Peraleda del Zaucejo es una pequeña población situada al Noreste de la Comarca de la Campiña Sur Extremeña, conocida como “La Tacita de Plata” por su cuidado y limpieza, lindando con la provincia de Córdoba.

Fundación:

La localidad se originó cercana al Río Zújar. De éste nacimiento cuenta la leyenda que recibe el nombre de Peraleda debido a los perales que albergaban las proximidades del río.

Alrededor de la población llegaron a existir hasta cinco castillos, de los que el más próximo a la villa fue la Casa Fuerte de la Encomienda, según señala Ortiz de Tovar en el siglo XVIII (18). Cuenta la leyenda que se situaba en lo que actualmente conocemos como mirador o punto de mira.

El territorio donde se halla la población fue ocupado por los cristianos a mediados del siglo XIII (13) y quedó integrado en el priorato de Magacela de la Orden de Álcantara, configurando la encomienda de Peraleda. En 1472 el encomendador de ésta, Diego de Córdoba, del cuál actualmente podemos encontrar una calle en su honor; solicitó autorización para fundar un poblado en sus territorios; siéndole concedido el privilegio ese mismo año. Esta es por tanto, la fecha del establecimiento de la localidad.

En la Carta de Fundación se determinaba que sus vecinos debían ser 75 casas, unos 300 habitantes y no proceder de otros puntos no pertenecientes a la Orden de Álcantara. Como estímulo para su asentamiento, los nuevos pobladores quedaban exentos de pagar tributos durante 10 años.

En 1748 gracias a Fernando VI la población surgida consiguió el nombre de villa exenta.

Aunque con tendencia al crecimiento, pasó por altibajos, consiguiendo su censo máximo en 1950 con 2181 vecinos. Actualmente consta con 550 habitantes.

Junto con la iglesia parroquial de San Benito Abad, el edificio histórico más destacado de la población fue la Casa de la Encomienda, ambos destruídos por la Guerra Civil de 1936.

El templo, obra originaria del siglo XVI(16), sufrió grandes daños durante la guerra civil de 1936, quedando destruido junto con la Casa de la Encomienda. Fue sustituido por otro de nueva planta de cruz griega, como la de la vecina localidad de Maguilla. Resulta ser la última construcción de arquitectura clasicista de la región. Se compone de un edificio de gran cuerpo con fachada de severo diseño y espadaña con frontón partido como remate. Diversos cuerpos de varia volumetría y numerosos pináculos, que dan hábitat a cigüeñas blancas que viven durante todo el año sobre ellos, enriquecen el aspecto formal del conjunto.

El interior presenta planta de cruz griega de gran especialidad, con nave cubierta por cúpula central gallonada y cabecera también copulada. Podemos apreciar gran cantidad de óculos que permiten la entrada de luz natural. En el ábside central encontramos varias imágenes, la más destacada es el Cristo crucificado, y en una de sus capillas la Virgen de Fátima.

Ubicada a las afueras de la localidad, dirección a Monterrubio de la Serena.

De construcción contemporánea advoca a la Virgen de Fátima. Está insertada en una hornacina sin decoración alguna y está adornada por las flores que los devotos le entregan como ofrenda en su honor. De reducidas dimensiones y enmarcada en un paraje natural, que bien podría haber sido lugar ocupado por pastores en otros tiempos, se observan dos construcciones más que habrían servido de vivienda al pequeño ganadero y albergue para su ganado. Actualmente es una finca privada ovina.

Cuenta la historia de los vecinos de Peraleda, que la primera propietaria de esas tierras era muy devota tras tener hijos enfermos sin posibilidad de ver,  y afirmaban que la Virgen se les había aparecido. Este hecho sucedió sobre los años 30-40 y cuya propietaria levanto la ermita en honor a esta Virgen, cediendo el lugar para la celebración de su culto, el 13 de mayo.

Unos años después, un rayo sacudió este monumento. Posteriormente fue reformada y así conservada hasta la actualidad.

El culto local a la Virgen de Fátima es muy fuerte por los lugareños y en su honor, año tras año, se  celebran fiestas con verbena, romería y actos litúrgicos el 13 de mayo.

Situado entre las calles más peculiares de la localidad, calle Altillo y calle Pozo, fue
reconstruido en el año 2007. Sirve de homenaje al antiguo pozo donde tiene origen la fundación de la localidad, que abastecía de agua a los vecinos, ya que escaseaba este bien. Se empleaba para el cuidado de los animales y para las tareas del hogar, por lo que este pozo fue
un lugar de encuentro vecinal, donde se sucedía ventas y trueques. Recibe el nombre de “Comercianta” por la dueña de este terreno ya que tenía un pequeño comercio.

Situado en el Paseo de la Serena junto a la parada de autobuses, en homenaje y recuerdo a todas las víctimas de la violencia terrorista. Es un monolito de granito tallado con unas manos en blanco haciendo referencia a Miguel Angel Blanco, político asesinado por ETA. En él podemos encontrar el lema “¡No os olvidamos, Memoria, Dignidad y Justicia!. Cuenta también con una gran bandera de España oleada al viento que inunda la localidad. Inargurado en 2017.

Nace en honor al punto de encuentro de las parejas de enamorados  de épocas antiguas sobre el cuál se hallaba un puente para cruzar de una calle a otra sobre un arroyo procedente de la sierra. Las nuevas construcciones tapiaron este afluente de agua uniendo así las calles de la localidad, calle Paloma y calle Buenavista, donde se sitúa este monumento en recuerdo a este reconocido lugar de encuentro. Sobre él, encontramos este verso: “Por una mirada, un mundo; por una sonrisa,un cielo; por un beso… yo no sé que te diera por un beso” Bécquer. Fue construido en 2004.

La Laguna del Estanque

Cercana al pueblo, sitio como destino preferido de los habitantes de la localidad donde suelen pasear, se accede por la carretera BA-159, dirección a Zalamea de la Serena, tomando el primer desvío a la izquierda por un camino de tierra en buen estado.

Se trata de un entorno natural con variedad de fauna y flora junto a una zona de ocio y descanso. Se pueden practicar actividades como la pesca sin muerte en la laguna que nos encontramos, donde habitan gansos, patos, ocas…etc.

Zona de ocio “El Arroyazo”

Situada en la carretera hacia Monterrubio de la Serena EX-211, tomando el desvío a la derecha a un kilómetro aproximadamente, pasado el arroyo.

Zona de ocio “El Parquecillo”:

Nos lo encontramos detrás del polideportivo, junto al gimnasio y sobre la calle Diego de Córdoba. En él podemos disfrutar de muchos tipos de flora, jardines acotados, rodeados de barbacoas, donde se celebra la Matanza Popular. También cuenta con columpios y una pista de padel, donde poder practicar este deporte al aire libre.

Ven a Peraleda del Zaucejo! Encuéntranos..

APARTAMENTOS RURALES "EL CUARTEL"

C/ Ntra Sra. de Fátima 1

06919 Peraleda del Zaucejo

HOTEL FAICA

Paseo de la Serena 5
06919 Peraleda del Zaucejo
Tlfno. 924636657

Web: www.faica.com

CASA RURAL GABRIEL

Carretera a Los Blázquez, km 2, finca Sancha.
Tlfno. 667499684

Ferias y Fiestas

Reyes: 5 de enero.

Las candelarias: 2 de febrero

Semana Santa: marzo/abril

Fiesta “La Jara en flor”: últimos de abril

Cruces de mayo: primeros de mayo

Romería de la Virgen de Fátima y El Rosario de la Aurora: 13 de mayo

Corpus Christi y comuniones: junio

Fiestas en honor a San Pedro y San Pablo: 29 de junio

Fiestas Patronales de San Benito Abad: 11 de julio

Feria y fiestas de agosto: 5,6,7 y 8 de agosto

Semana cultural: segunda quincena de agosto

Fiesta del emigrante: 15 de agosto

Día de Extremadura: 8 de septiembre

Matanza popular: diciembre, puente de la Inmaculada

Rutas

  1. “El Punto Mira”

La sierra donde nos hayamos se llama “La Umbría”, en su parte más alta, se enclava una cruz y el observatorio-mirador denominado: “El punto Mira”.

La cruz la encontramos a la derecha del mirador que preside la sierra. Está situada en una zona rocosa de fácil acceso.

Desde aquí, podemos visualizar las localidades de Granja de Torrehermosa, Azuaga, Berlanga, Llerena, así como el pantano del Rosal y la extensa Campiña. Si miramos hacia Peraleda del Zaucejo, observaremos un cambio drástico de paisajes, con vistas a las sierras de la Serena, con abundante vegetación y terreno irregular, acompañado de campos de olivares, agricultura representativa de la población.

Para regresar al pueblo podemos hacerlo paseando por unas escaleras empedradas, atravesando un olivar que nos conducirá hasta la localidad.

Gastronomía
Lomo en orza:

Es una manera de conservación.

Se filetea el lomo en filetes anchos y se le quita la grasa.

Se prepara una mezcla que sirve para macerar el lomo, que se hace en un mortero mezclando una cucharada de sal, cuatro dientes de ajos machacados, una cucharada de comino molido, una cucharada de pimienta negra molida, una cucharada y media de orégano, una cucharada de pimentón dulce, dos cucharadas de vinagre de vino blanco, 175ml de vino blanco, 3 o 4 hojas de laurel, y opcional tomillo y romero.

Se extiende en una orza, vasija de barro con tapa de madera la masilla, se colocan los filetes y se recubre, dejando así que se macere.

 

Leche frita:

Es un dulce típico, realizado en ocasiones para comerlo en la Romería.

Para la crema:

¾ litros de leche entera, 100g azúcar glass, 3 yemas de huevo, 1 cáscara de un limón, 80g de harina fina o maicena, 40g de mantequilla, 1 rama de canela y 1 vaina de vainilla.

Se hierve todo hasta la ebullición, se deja reposar unos minutos y se cuela, dejando en un envase la crema resultante, dejándola reposar unas horas.

Después se corta en pedacitos cuadrados y se pasa rebozado en 3 huevos batidos y 100g de harina, a freir en ½ litro de aceite de oliva suave, continuamos rebozando el dulce frito en una mezcla de 100g de azúcar con una cucharadita de canela.

 

Leyendas

Leyenda del Castillo del Molino

Fuente: Esperanza Torres, Plácido González, Aureliano González y Avelina del Rey.

Esta leyenda narra la existencia de una gallina de oro escondida en el Castillo del Molino, que está próximo al río Zújar y que se encuentra en las alturas de un cerro muy pronunciado. Se comentaba muy a menudo en el pueblo la existencia de tan preciado tesoro pero nadie iba a cerciorarse si era cierto o no, hasta que un señor del pueblo empezó a obsesionarse con la idea de encontrar la gallina de oro. Dicho y hecho, empezó a cavar con pico y pala para encontrar la entrada al castillo, llegando incluso a hacer varias gavias en el cerro para entrar en él. Estuvo muchos días cavando y trabajando para encontrar su tesoro, pero al parecer nunca encontró nada y acabó desesperado  en su intento por encontrar la gallina de oro del Castillo de los Molinos.

Leyenda de la Piedra de la esquina de la Iglesia

Fuente: Esperanza Torres, Plácido González, Aureliano González y Avelina del Rey.

Cuenta la leyenda que todo aquel forastero que llegase al pueblo y no conociese a nadie ni tuviera amistades debería mear en la piedra que está en la esquina de la Iglesia para que su suerte cambiase. Una vez realizado tal acto tendría la puerta abierta de los lugareños para entablar amistades en la localidad.

Leyenda de la Virgen de Fátima

Fuente: Esperanza Torres, Plácido González, Aureliano González y Avelina del Rey.

Dice la leyenda que la Virgen de Fátima se apareció tres veces a los hijos ciegos de una vecina del pueblo en su casa, un cortijo en una finca de ganado ovino,  y debido a este hecho, dicha mujer se encargó de levantar en sus tierras una ermita y celebrar una romería en conmemoración a esta aparición, cediendo así el lugar para dicho día.

A partir de entonces, se ha venido celebrando con mucho fervor por parte del pueblo, siendo esta festividad muy deseada ya que antiguamente eran muchas las relaciones y amistades que se originaban en ella.

Leyenda de las Marimantas y Magantas

Fuente: Esperanza Torres, Plácido González, Aureliano González y Avelina del Rey.

Es un imaginario personaje creado con la finalidad de dar miedo. No obstante, se supone que solían ser personas de la localidad que se disfrazaban con sábanas, candiles y cadenas para esconderse en calles oscuras y esperar que algún vecino pasase por el lugar para ser asustado o bien para asegurarse que no pasase por allí nadie. Las marimantas siempre se encontraban en calles de poco tránsito, siendo muy variadas las opiniones de los vecinos de la localidad acerca de su existencia; para unos eran personas que pretendían robar, para otros eran novios que no querían que nadie les molestase y entraran en los callejones para sus encuentros amorosos… Sin embargo, las magantas eran personas vestidas de negro que no dejaban ver su rostro, que aparecían por los tejados de las casas esa conducta cuando los niños se portaban mal y no querían comer, como lección para corregir.

Díptico Peraleda

Descargue el díptico correspondiente al municipio de Peraleda del Zaucejo

¿Quieres Compartir?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email